lunes, 12 de noviembre de 2012

VIOLENCIA EN LOS COLEGIOS DE BOGOTA

Uno de cada dos estudiantes han sido robados en su colegio (56%) y uno de cada tres ha sido objeto de golpes y maltrato físico por parte de sus compañeros en las instalaciones del colegio (32%). De estos últimos, 4.330 dijeron haber requerido atención médica después de la agresión y 2.580 aseguraron que quien los amenazó portaba un arma.
Respecto a las victimas, uno de cada dos aceptó haber insultado a un compañero en el año anterior  (46%) y uno de cada tres aceptó haber ofendido y golpeado a otro compañero (32%).

Los resultados son bastante mas preocupantes que los revelados en diversos estudios internacionales, pero responden a un tema de creciente preocupación en el mundo escolar, conocido como bullying o matoneo escolar. Este fenómeno viene en aumento en el mundo y se asocia a diversos factores culturales y familiares de las ultimas décadas, factores que han sido agravados en el contexto de una sociedad que ha convivido con diversas formas de violencia desde décadas atrás, como es el caso de la sociedad colombiana.

Los resultados de los estudios de la universidad de los Andes y el DANE, evidencian unos preocupantes niveles de violencia y agresión en las escuelas bogotanas, los cuales hay que interpretar a la luz de las condiciones históricas y políticas en las que han vivido dichos jóvenes y en relacionan con los cambios familiares y culturales.

Sin embargo a la escuela también le cabe su cuota de responsabilidad para explicar una creciente violencia presentada al interior de sus instalaciones, porque ha sido incapaz de mediar en torno a las violencias que subsisten en el país y porque no ha intervenido lo suficiente cuando aparecen formas de matoneo o agresión entre sus miembros. En nuestro país el sistema educativo ha dejado que los medios de comunicación informen y socialicen sobre los tipos y las características de la violencia en el país. No ha sido capaz de involucrar la realidad violenta, para discutir sobre ella, sobre sus orígenes e impactos en la vida, sobre su naturaleza, diversidad, desarrollo y ante todo soluciones.

La escuela tiene que mediar para que la violencia no llegue al niño de manera directa, sin filtro, sin reflexión y sin argumento, tal como se la presentan en los medios de comunicación, como un objeto y mercancía utilizada para elevar la audiencia. La escuela tiene que incorporar la temática de los múltiples conflictos que subsisten en la sociedad colombiana. Tiene que matizar y complejizar las situaciones tan elementales que a diario se observan en la vida cotidiana. Es responsabilidad con el desarrollo, formación, aprendizaje e información.  En consecuencia los datos sobre la violencia en la escuela bogotana, deben servir para que social y familiarmente reflexionemos: hasta que punto dicha violencia se originan en nosotros mismos como adultos mediadores de su formación?

Resultados de un completo estudio sobre la violencia en los colegios de Bogotá, cubrió cerca de mil centro de educación en la que fueron entrevistados más de 82.000 estudiantes. El estudio fue realizado por la Secretaria de Gobierno de Bogotá en conjunto con la universidad de los Andes y el DANE entre marzo y abril de 2006, siendo el mas completo sobre el tema de violencia escolar que se haya realizado en el país.

Bibliografía: la violencia en los colegios de Bogotá. Julian Zubria Samper.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada